¿Qué es el seminograma?

El seminograma es una de las pruebas diagnósticas más utilizadas en los centros de reproducción asistida, debido a la sencillez de la prueba y la información que podemos obtener de ella. Sin embargo, no siempre se conoce qué es, qué estudia o cómo se pueden interpretar los resultados obtenidos. 

Aquí os contamos las principales características del seminograma y para qué se utiliza.

¿QUÉ ES Y PARA QUE SIRVE?

El seminograma, o espermiograma, es una prueba diagnóstica que se realiza al líquido seminal para evaluar su calidad y comprobar si existe un problema de fertilidad masculina que dificulta la consecución de un embarazo. 

Junto con otras pruebas y analíticas, ayuda a los especialistas a orientar a la pareja hacia un tratamiento de reproducción asistida que pueda solucionar su problema de fertilidad de la manera más sencilla y rápida posible. 

¿CÓMO SE OBTIENE LA MUESTRA?

Para poder realizar el seminograma es necesaria la obtención de una muestra de semen. 

Para ello es necesario seguir una serie de instrucciones con el fin de que la muestra obtenida pueda ser analizada:

  • Es necesario mantener de 3 a 5 días de abstinencia, y en cualquier caso no deberían ser menos de 2 días ni más de 4 días. 
  • La muestra debe recogerse en un vaso estéril, que podemos facilitarte en nuestra Unidad o que puede ser adquirido en cualquier farmacia. Además, es importante que se mantengan unas condiciones higiénicas mínimas al recoger la muestra, con el fin de que esta no se contamine y se puedan alterar los resultados. 
  • Se debe obtener la muestra por masturbación preferiblemente, no siendo válido el coitus interruptus ni el uso de preservativos, pues pueden alterar las características de la muestra y por tanto los resultados del seminograma. 
  • Es importante se recoja la muestra completa, ya que si se pierde alguna porción de la misma, se pueden alterar los resultados. 
  • Es preferible recoger la muestra en las instalaciones de la Unidad de Reproducción, cerca del laboratorio, evitando así que el propio transporte de la muestra pueda alterarla. Si esto no es posible, y la muestra se obtiene en casa, es importante que se entregue no más tarde de 45 minutos tras su recogida, que el vaso esté bien cerrado y que la muestra no se enfríe (manteniéndola entre 20º y 30ºC), evitando cambios bruscos de temperatura (se puede transportar, por ejemplo, en un bolsillo interior).
  • Algunos medicamentos, la fiebre alta durante 7-10 días antes de la recogida de la muestra, etc, pueden alterar el resultado. Por este motivo es importante que cualquier circunstancia sea comunicada a las embriólogas en el momento de la recogida de la muestra. 

¿QUÉ ESTUDIA?

El seminograma estudia dos aspectos del semen, por un lado, sus características macroscópicas (volumen, viscosidad, pH, licuefacción,…) y por otro lado sus características microscópicas (concentración, movilidad, morfología,…)

Dentro de las características macroscópicas que estudiamos en el semen podemos distinguir algunas como son:

  • Licuefacción: tras la eyaculación, el semen debe licuarse, es decir, convertirse en un líquido fluido. Este proceso debería producirse en los primeros 15 minutos tras la eyaculación. Es anormal si no ha ocurrido tras 60 minutos.
  • Volumen: suele ser mayor de 1,5 mililitros. Si el resultado es inferior hablamos de hipospermia, y en asociación con otras características puede orientarnos hacia alguna alteración de base que podría ser causa de las alteraciones del seminograma. 
  • Color: un semen normal debe ser homogéneo y gris opalescente. Cambios en el color pueden estar asociados a alteraciones del seminograma (baja concentración de espermatozoides, sangrado en la recogida, acumulación de vitaminas, etc) 
  • pH: el pH del semen debe estar en torno a 7,2. Variaciones del pH pueden sugerir alteraciones en las diferentes secreciones que forman el semen. 
  • Viscosidad: si la viscosidad de la muestra es muy elevada puede dificultar la movilidad de los espermatozoides, motivo por el cual es importante valorar este factor. 

En cuanto las características microscópicas de la muestra de semen, las más estudiadas son las siguientes:

  • Concentración: es la cantidad de espermatozoides que encontramos en un mililitro de semen. Debe ser igual o superior a 15 millones de espermatozoides por mililitro de muestra. En algunos casos la cantidad de espermatozoides está disminuida, y por tanto, puede constituir una causa directa de infertilidad en el hombre.
  • Movilidad espermática: divide los espermatozoides según su movimiento. Se distinguen espermatozoides con movilidad progresiva, no progresiva e inmóviles. En función de qué tipo de movilidad sea la más común se puede presentar una alteración de la muestra o no. 
  • Vitalidad espermática: indica la proporción de espermatozoides vivos del eyaculado y debe ser igual o superior al 58%.
  • Morfología: estudia la estructura del espermatozoide, que debe tener una cabeza ovalada, y presentar un cuello y una cola con unas proporciones y estructuras adecuadas. Si está alterada puede constituir una causa de esterilidad en el hombre. 

Además, al realizar el estudio microscópico del semen se estudian otras características como puede ser la presencia de células de otros tipos, la formación de agregados y aglutinaciones, etc.

¿CÓMO SE INTERPRETA?

A la hora de interpretar un seminograma hay que tener en cuenta que los resultados pueden variar de una prueba a otra. Por este motivo se recomienda realizar dos seminogramas separados en el tiempo entre uno y tres meses, de forma que podamos confirmar los resultados. 

Una vez realizados los seminogramas,  en función de las características que aparezcan alteradas o no, y según establece la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su manual podemos diagnosticar:

  • Normozoospermia cuando todos los parámetros estudiados están dentro de los límites de normalidad. 
  • Oligozoospermia cuando la concentración de espermatozoides se encuentra por debajo de 15 millones por mililitro de semen
  • Astenozoospermia cuando el porcentaje de espermatozoides con movilidad progresiva es menor al 32%, siendo más comunes los espermatozoides con movilidad no progresiva o inmóviles.
  • Teratozoospermia en aquellas muestras en la que el número de espermatozoides que presentan una estructura correcta (de cabeza, cuello y cola) es inferior al 4% del total de espermatozoides. Además, un espermatozoide puede presentar más de una anomalía. 

Por último, cabe destacar que es relativamente frecuente encontrarse con más de una anomalía en los resultados del seminograma, pudiéndose encontrar  varias de las anteriores o algunas otras como pueden ser la hipospermia (volumen disminuido), necrozoospermia (baja vitalidad espermática) o la criptozoospermia (cuando la concentración de espermatozoides está muy reducida).